Nuestras vidas en dos años

4 abril 2018 Noticias

Artículo de opinión de Toñi Serna, diputada autonómica por Alicante y Secretaria de Acción Electoral del PSPV-PSOE. 

 

“El destino debe ser siempre decidido en primera persona. Decide dónde quieres estar dentro de un tiempo para poder marcar una ruta, siempre puedes cambiar de idea, de camino, de estrategia, pero nunca llegará ese destino si no te atreves a desearlo”.

Esta reflexión con la que he comenzado este artículo lo leí hace poco en un post que encontré en Facebook. Me encontraba en Valencia en unos de esos escasos momentos de tranquilidad que a veces nos deja la labor parlamentaria en les Corts Valencianes. Este texto me pareció una buena síntesis y no pude evitar pensar precisamente en el trabajo que desempeñamos quienes estamos en labores institucionales, en mi caso como diputada autonómica. Me sorprendía a mí misma la importante responsabilidad que recae en nuestras manos, y que hace más de dos años y medio asumimos, y que asumíamos especialmente quienes formamos parte de la “bancada progresista”. Nos situaba como auténticas plataformas de cambio en nuestra Comunitat.

Sí, esta Comunitat necesitaba un cambio. Esta Comunitat tenía derecho a un cambio, necesitaba una nueva ruta, nuevas ideas y caminos, con otra forma de hacer las cosas, y necesitaba, un destino mejor que al que los anteriores gobiernos de derechas nos habían condenado. Necesitaba que nuestras vidas, personales y colectivas, se desperezaran quitándose de encima la pesada losa que nos mantenía anclados y rodeados de negatividad.

Había que ponerse manos a la obra, y nos pusimos. Cada uno en su puesto, cooperando, asumiendo compromisos y remando en la misma dirección. Analizando, proponiendo, motivándonos ante cualquier reto que supusiera un avance social para quienes formamos parte de esta tierra, especialmente para quienes más lo necesitaban, apoyando y dando cobertura al nuevo gobierno de la Generalitat Valenciana, y a un nuevo presidente, Ximo Puig.

Y han pasado dos años y medio desde que en les Corts  se comenzó a fraguar este cambio, que en lo reputacional ha sido una verdadera revolución, y que con mucho trabajo y convicción se ha convertido en una auténtica regeneración institucional.

Un periodo de tiempo en el que se ha eliminado el copago farmacéutico a 939.000 pensionistas y personas con diversidad funcional, en el que hemos conseguido la Universalización de la Sanidad, o en el que se ha dado la vuelta a una realidad inversa consiguiendo que 320.000 niños y niñas tengan libros gratuitos con el Programa “Xarxa llibres y más de 30.000 niños y niñas  disfruten de la gratuidad de la enseñanza de 0 a 3 años.

Entre todos hemos conseguido que baje el paro en un 26%, y que más de 52.000 personas se hayan beneficiado de la Renta Garantizada de la  Ciudadanía y que la Renta per Cápita de la Comunitat crezca más que la media de España, pasando de 20.556 a 21.296 €

Cuando desde la derecha valenciana se critica e incluso se intenta ridiculizar el “Pacte del Botànic”, se intenta tirar por tierra el necesario cambio en la Comunitat. Intentan ridiculizar los nobles objetivos de rescatar a las personas; de renovar la democracia y luchar contra la corrupción; de trabajar por un nuevo modelo productivo. Cuando se intenta ridiculizar el trabajo del Consell, realmente se están poniendo trabas a reivindicar elementos tan básicos como una mejor financiación para nuestra tierra.

“Pero nunca llegará ese destino si no te atreves a desearlo” decía el post. Y lo bueno de estos más de dos años es que nos hemos atrevido a desearlo y trabajar duro para que se cumpla. Para que se hayan alcanzado los 50.000 destinatarios de la Renta Garantizada de Ciudadanía, para rebajar la tasa de pobreza de la Comunitat en más de 4 puntos, para que más de 3.300 familias en situación de emergencia social reciban ayudas para el pago de alquiler de la vivienda o para crear, por fin, el Fondo de Cooperación Municipal. Y así muchas más iniciativas que ahora sería imposible de visualizar en estas pocas líneas, y que, sin duda ya han marcado un nuevo destino. Mejor.