Ejecutiva Provincial de Alicante en busca del cambio

David Cerdán Pastor

  • CARGO POLÍTICOSecretario General

Soy un socialista de una generación nueva que creció bajo la luz de las políticas sociales de un Partido Socialista Obrero Español que creó las bases para que gente como yo pudiera elegir su futuro. Con esfuerzo, sacrificio, mucho trabajo y la ayuda de un Estado configurado para que la igualdad de oportunidades fuera una realidad como nunca lo había sido en España.

Soy un obrero que ha hecho de todo, que ha trabajado en múltiples cosas, que se ha formado y que ha logrado salir adelante con mucho esfuerzo. Un trabajador que como muchos de nuestra generación no le debemos nada a nadie pero que estamos muy agradecidos a todos, a generaciones anteriores que entendieron que el rencor no generaba progreso colectivo, que los sacrificios en lágrimas y sangre deberían servir para que nadie más llorara o sangrara por España; agradecidos a la gente que nos lo ha puesto fácil, a las buenas personas que – a cambio de nada – siempre acaban ayudando a desconocidos.

Somos los que creemos que hay futuro, solidaridad y confianza en el bien común que todos los ciudadanos de este país hemos creado. Creemos que hay oportunidades para que España no sea un mercado de mano de obra barata para las multinacionales elijan entre deslocalizar hacia Asia o hacia España. Creemos que España tiene recursos humanos preparados, una situación geográfica envidiable y un peso suficiente para ser determinante en nuestro entorno socio-político: la Unión Europea. Creemos que nuestra provincia, Alicante, reúne lo mejor de todo nuestro país. Creemos que Alicante puede y debe dar más de sí mismo. Que necesitamos confianza, una base sólida que debe asentar las administraciones públicas, y más Estado que ayude frente al Estado que devora.

Creo que el Partido Socialista es el partido de la izquierda sensata donde todo el mundo cabe. Hay un lugar para la defensa de los trabajadores, de la clase obrera, pero también para los empresarios que cumplen sus obligaciones sociales, fiscales y laborales. Ese empresario que – facture lo que facture – es un trabajador con el que también debemos estar a su lado.

Creemos que la democracia se convierte en un espacio donde nadie debe estar enfrentando a otros. No hay que enfrentar a ciudadanos, no hay que enfrentar a territorios, no hay que enfrentar a administraciones.
Nuestro proyecto colectivo, nuestro esfuerzo tiene que estar basado en el concepto de generar felicidad. La felicidad de aquel que no está solo, que cuenta con servicios básicos esenciales de calidad para su futuro como la educación, la sanidad, la ayuda a la dependencia o un sistema de pensiones público. El Estado del Bienestar no es una opción, es una obligación moral, ética y de modelo de convivencia. Es la esencia de nuestro proyecto, que es irrenunciable.

Creemos en un Estado del Bienestar que nos defina a todos y todas como ciudadanos y no como clientes. Se puede hacer. Los socialistas lo hemos demostrado y queremos que la suma de todos permita que este sueño no se pierda en aras de un mercado sin límites. Creer y luchar son los elementos básicos para lograr lo imposible. Lo imposible como punto de partido, no como destino.